Preview Mode Links will not work in preview mode

Adiós Adicción


Jul 25, 2021

Columna de adictos y adicciones: La carta de Johnny

 

“Mi nombre es Johnny, Soy de Costa Rica y tengo 44 años. Soltero. Sin hijos. Hace más de 20 años que soy adicto a diferentes tipos de drogas. Los últimos 4 años fumando crack”.

 

“He robado para conseguir droga y vendido todas mis pertenencias. En diferentes momentos de mi vida, mi familia me ha echado de la casa por los problemas de adicción. Varias veces he intentado suicidarme, pero siempre ha pasado algo que lo impide. Mi vida pasó a un caos absoluto”.

 

“Días y noches enteras las he pasado en un búnker, fumando crack, he estado hasta una semana completa sin salir de ahí, donde venden drogas y también se puede consumir, he fumado día y noche, sin comer y sin bañarme, y cuando he salido de ese lugar para regresar a mi casa, mi moral y mi dignidad se arrastran por el suelo”.

 

“Hace un tiempo me interné en el programa de rehabilitación. Estuve dos meses internado y me salí del tratamiento. Estando ahí comencé a escribir un diario sobre mi vida como adicto y mi intento de rehabilitación. Dicho diario lo he estado publicando en Facebook (https://www.facebook.com/diariojohnny/)

 

“La adicción no sólo golpea a nosotros los adictos, también lo hace con nuestras familias y amigos que se ven perjudicados con nuestro comportamiento. Desde que salí del centro de rehabilitación, he tenido recaídas de consumo, pero definitivamente mi adicción ha disminuido considerablemente. Espero algún día poder liberarme de esta maldición llamada droga”.

 

“Muchas veces he dicho que no volveré a usar drogas. En infinidad de ocasiones he prometido dejar de consumir. Por primera vez en la vida, creo estar en el camino correcto a pesar de mis recaídas, porque son eso, recaídas. Quiero darme alegrías y darle alegrías a mi familia. Ha sido ya mucho el sufrimiento, mucho el dolor, mucha la desesperación y la desesperanza, como para querer seguir viviendo siempre de esa manera. No me merezco la vida que he llevado en el consumo de drogas, y mi familia no se merece la vida que yo les he dado”.

 

 

Carta para la adicción de parte del familiar de un adicto

 

“Te escribo esta carta, a ti adicción. Para decirte que me has hecho mucho daño a mí y a mi familia, que te odio, que te aborrezco, te detesto, quisiera que no existieras porque también te tengo miedo. Has vivido dentro de mi familia todo el tiempo, primero con mi papá que nos hizo mucho daño y sobre todo a mi mamá que fue la que más sufrió por tu culpa. Tengo mucho coraje hacia a ti porque por tu culpa viví los peores días en mi niñez, tenía odiado los días en que papá se alcoholizaba y drogaba, eran un terror para mí, eran días y noches llenos de sufrimientos; lloraba a solas por las noches para que mamá no se diera cuenta y no sufriera más de lo que ya lo hacía, tanto era mi odio hacia ti que de chica me prometí a mí misma que cuando creciera y me casara jamás me iba a casar con un borracho drogadicto y así fue gracias a dios. Pero yo pensaba que con casarme con un hombre sin adicciones ahí se acababa el problema, lo que no sabía es que tú eres tan maldita que no respetas nada ni a nadie y te fueras a meter con alguien tan importante en mi vida que quiero con todo mi corazón, mi hermanito, Javiercito el niño de la casa, que es así como yo lo veía porque todavía era un niño cuando te atreviste a entrar en él, nunca te lo voy a perdonar porque eso sí que me dolió y me duele porque lo dañaste de por vida, porque le has ocasionado mucho daño, dolor y sufrimiento y por lo tanto a la familia también.

 

 

 

A causa tuya he pasado tantos desvelos, preocupaciones, miedo de no saber hasta dónde eres capaz de llevar a una persona; a un accidente, pleitos, robos, una sobredosis e incluso la muerte. Todo por tu culpa, porque tú eres cruel y mala, por eso te odio por hacerme tanto daño a mí y a los seres que más quiero, mi familia. Pero fíjate que también te tengo miedo porque tengo hijos y ya se de lo que eres capaz, porque lo he visto y he vivido en carne propia como es que vas acabando poco a poco a quien te prueba. Porque eres engañosa y traicionera, primero le das el control y prometes “ayudar”, “solucionar” y hasta “olvidar”, porque atacas a personas indefensas, con mentes frágiles o que están en alguna dificultad, porque eres tan cobarde que no te metes con personas fuertes que tienen claro sus pensamientos y firmes sus decisiones, porque sabes que te van a rechazar, por eso atacas a los más vulnerables, porque eres una desalmada y cuando ya consigues que te prueben entonces sí, terminas controlándonos, tú los haces tus títeres, que dependan de ti. Destruyes todo lo que está en tu camino, acabas con las ilusiones y hasta las ganas de vivir de quien te prueba, eres una maldita enfermedad, una desgracia para quien te prueba porque los llevas a un abismo, a un hoyo negro y profundo de mucho sufrimiento y dolor. A pero lo que tú no sabías es que ya no están solas esas personas que atacas, porque ellos cuentan principalmente con sus familia, con casas de vida, done hay personas con conocimientos que los ayudan a librarse de ti y hacerte a un lado para que dejes de hacer tanto daño, nadie dijo que fuera fácil deshacerse de ti porque eres terca y no quieres que te abandonen, pero con mucha fuerza de voluntad, con ayuda de un poder superior, con ayuda de la familia y de personas capacitadas claro que se puede y te van a dejar de lado. Con gusto te digo que Javier está luchando día a día para dejarte, para abandonarte, para recuperar su vida, sus ilusiones, ser una mejor persona y lo va a lograr porque es fuerte y ya es consiente del daño que tú eres capaz de hacer y cuando tu vuelvas a querer entrar en su vida, porque sé que siempre vas a estar ahí esperando la oportunidad, que baje la guardia para atacar él ya va a tener el conocimiento que le va a dar la fortaleza necesaria para decirte que no, que no te quiere de vuelta en su vida, porque está mejor sin ti. Porque el ya no va a estar solo. Y te lo advierto no te metas con ningún miembro más de mi familia.”

 

  1. Aprender a enfocar y priorizar tus pensamientos de manera efectiva con base en valores personales que han sido finamente perfeccionados es quizás la lucha más grande y más importante de la vida.
  2. Que no te importe un carajo no se trata de ser indiferente. Solo significa que te sientes cómodo siendo diferente. No digas qué se joda todo en la vida, solo las cosas sin importancia.
  3. Para que no te importe un carajo la adversidad, primero debes preocuparte por algo más importante que la adversidad.
  4. Ya sea que te des cuenta o no, siempre está eligiendo si las cosas te deben de importar un carajo o no. La clave está en podar poco a poco las cosas que te importan, para que solo te importe un carajo en las ocasiones más importantes.
  5. Cuando una persona no tiene problemas, la mente encuentra automáticamente la manera de inventar algunos.
  6. Creo que lo que la mayoría de la gente, especialmente las personas mimadas de clase media, consideran que los "problemas de la vida" son en realidad efectos secundarios de no tener nada más importante de qué preocuparse.
  7. Encontrar algo importante y significativo en su vida es quizás el uso más productivo de su tiempo y energía.
  8. Está bien que las cosas apesten algunas veces.
  9. El mantenerse de feliz a pesar de las circunstancias es el acto de sentirse cómodo con la idea de que algo de sufrimiento es siempre inevitable.
  10. No tiene valor el sufrimiento cuando se hace sin un propósito.
  11. No pidas tener una vida sin problemas. Pide tener una vida con problemas que valgan la pena.
  12. Los problemas nunca se detienen. Simplemente se cambian o actualizan.
  13. La felicidad se encuentra resolviendo problemas, no evitándolos.
  14. La verdadera felicidad ocurre solo cuando encuentras los problemas que disfrutas tener y disfrutas resolver. La felicidad es querer los problemas que tienes y querer resolverlos.
  15. Las emociones son simplemente señales biológicas diseñadas para empujarte hacia un cambio beneficioso.
  16. Las emociones negativas son una señal de que algo no se esta resolviendo. Son un llamado a la acción. Las emociones positivas son la recompensa por realizar la acción correcta.
  17. Debemos cuestionar nuestras emociones porque no siempre están en lo correcto.

 

Mándame un correo a gregory@adiosadiccion.com

Visita la página: www.adiosadiccion.com